• Novedades

    20 jul. 2015

    El Racismo del Libertador

    El Supuesto Hermano: Manuel Piar

    Hace tiempo atrás hice mención del caso de Manuel Piar en la antigua página de "El Inquisidor" donde se hablaba de que era un hermano del Libertador rechazado por ser pardo, y posteriormente fusilado por cuestiones políticas. Historiadores como Francisco Herrera Luque y Bartolomé Tavera Acosta, con base en sus investigaciones han sembrado polémica en torno a su origen al sugerir que haya sido hijo no deseado de una familia mantuana y hasta sugerido que haya sido hermano bastardo del propio Simón Bolívar. 


    Hechos circunstanciales como la frase de Bolívar al momento de escuchar la descarga de los fusiles que mataron a Piar: "He derramado mi propia sangre". Sobre su fusilamiento se conocen los cargos del juicio, pero no se sabe si los motivos fueron justificados o personales, debido al odio irreconciliable de sus acusadores hacia él, se creía que ese odio se debía por lo buen soldado y jugador de poker que era Piar, para haber fusilado al libertador de Guayana que había construido el mismo ejército que expulsó a los españoles que ocupaba el sur del Orinoco.

    Decía Bolívar en su manifiesto explicativo del 5 de agosto, “el general Piar ha formado una conjuración destructora del sistema de igualdad, libertad e independencia”, por lo que decide conjurar definitivamente un riesgo tan inminente e inmenso. Aunque trato de arrastrar a Mariño, para que lo secundara, Piar se quedó solo. Detenido por Cedeño, fue trasladado a Angostura, donde tras ser juzgado en Consejo de Guerra presidido por su coterraneo el almirante Luis Brion, fue pasado por las armas el 16 de octubre de 1817.

    Piar trató de seducir a muchos oficiales y soldados pardos, lo que pudo desencadenar una guerra racial. (era un mulato aunque poco acusado), frente al mando blanco de los mantuanos o gente hacendada a cuyo grupo social pertenecía Bolívar.


    El Pardo: Almirante Padilla

    José Prudencio Padilla fue un militar, marino y prócer del Caribe, neogranadino, que participó en las guerras de independencia, entre las batallas mas memorables se tienen la batalla naval del lago de Maracaibo, por su triunfo, Padilla fue ascendido a general de división, se le otorgó una medalla de oro y una pensión anual de 3.000 pesos, compensación inferior a la que recibieron la mayoría de jefes militares participantes en la campaña libertadora, que eran nombrados en altos cargos tras sus acciones, lo que sin duda era causado por su origen pardo.

    Batalla Naval de Maracaibo Donde sale triunfante el Almirante Padilla
    José Prudencio Padilla. Oleo de Constancio Franco Vargas, ubicado en el Museo Nacional de Colombia. En esta pintura se observan los esfuerzos de blanqueamiento en las representaciones de los próceres independentistas.
    Uno de estos episodios de rechazo por su condición parda, fue la negativa de un comerciante, de permitirles entrar a un baile privado, que se debía al carácter mixto de la pareja. Estas exclusiones sufridas por Padilla lo motivaron a publicar un panfleto titulado Al respetable público de Cartagena, en el cual destaca la desigualdad persistente en la nueva República, aludiendo que las afrentas que ha recibido por su condición racial, son extensibles a todos los pardos, advirtiendo a su vez que: “la espada que empuñé contra el rey de España, esa espada con que he dado a la patria días de gloria, esa misma espada me sostendrá contra cualquiera que intente abatir a mi clase parda, y degradar a mi persona”. 

    En 1828, Montilla exigió los oficiales y jefes militares firmaran una exposición en contra de Santander y a favor de Bolívar, sindicando al primero de ser el causante de la miseria del ejército. Padilla prohibió que los oficiales a su mando firmaran la exposición y ofreció defender a quienes no la firmaran

    Causas del enjuiciamiento del almirante Padilla

    El enjuiciamiento y posterior ejecución de Padilla, deben ser entendidos desde una perspectiva crítica, en el sentido de que el suceso se enmarca dentro del temor a una Pardocracia que compartían algunos criollos, incluido en ellos Bolívar. La razón fundamental del destino de Padilla era su origen pardo, y el temor de que por su popularidad se generara un movimiento en búsqueda de una pardocracia. El mismo Bolívar reconoció este aspecto al afirmar en una carta que: "Lo que más me atormenta todavía es el justo clamor con que se quejarán los de la clase de Piar y Padilla. Dirán con sobrada justicia que yo no he sido débil sino en favor de ese infame blanco [Santander], que no tenía los servicios de aquellos famosos servidores de la patria."

    Portada de Apelación a la razón (1838), un artículo a favor de la inocencia del almirante Padilla aparecido en La Gaceta de Colombia.
    Sin embargo, tales amenazas resultaban infundadas, como lo demostró el hecho de que su muerte no generara grandes propuestas. Según la historiadora Aline Helg, las causas de esta popularidad, mas no adhesión se debían tanto a su carácter como héroe naval que no expandió su red de popularidad más allá de Cartagena, así como sus aspiraciones a la igualdad racial dentro de la élite que no eran las mismas que los pardos del común para quienes ser identificados dentro de una exclusión implicaba el retorno al sistema de castas colonial.
    • Comentar Con Blogger
    • Comentar Con Facebook

    0 facebook-blogger:

    Publicar un comentario

    Item Reviewed: El Racismo del Libertador Rating: 5 Reviewed By: Plácido Gutiérrez
    Scroll to Top